Seguramente has escuchado hablar de la industria 4.0 o de la automatización y robótica industrial. Lo cierto es que la industria actual se automatiza cada vez más y realiza procesos de forma más eficiente aumentando la productividad de las empresas. No es un sueño, es el futuro que comienza a ser presente.

La automatización y robótica industrial se aplica en numerosos ámbitos de la industria, más allá de las cadenas de producción. Uno de los ejemplos más conocidos es el de los almacenes de Amazon que fueron automatizados para ser más eficientes.

¿En qué consiste la automatización y robótica industrial?

La automatización y robótica industrial es un proceso por el que una máquina (un robot o un software robot) realizan una determinada actividad en una industria sin que sea necesaria la intervención de las personas.

El robot no sustituye a la persona, sino que trabaja con ella

Una de las objeciones más importantes que se encuentra la industria a la hora de incluir la automatización y robótica industrial en sus procesos es que se piensa que los robots sustituyen a las personas. Sin embargo, es importante poner en evidencia que el desarrollo de la robótica tiene como finalidad que los robots y los humanos colaboren a la hora de trabajar, no que los primeros sustituyan a los segundos.

¿Qué ventajas aporta la automatización y robótica industrial?

Las industrias que quieran aplicar la automatización y robótica industrial se podrán beneficiar de las siguientes ventajas:

  • Versatilidad. La automatización y robótica industrial se puede aplicar a muchos ámbitos de las empresas industriales. Sin embargo, para que la implantación tenga éxito es necesario realizar un estudio previo, de manera que el proceso de producción no se vea afectado por el cambio.
  • Continuidad de la producción. Los robots pueden trabajar a cualquier hora del día y de la noche por lo que la fabricación no se interrumpe. Además, los robots pueden ser programados para seguir trabajando mientras que las personas descansan.
  • Incremento de la productividad. Todo lo anterior supone un incremento de la productividad en la empresa y, por lo tanto, un aumento de la rentabilidad.
  • Realización de tareas repetitivas y tediosas. Cuando los robots realizan tareas repetitivas y tediosas lo hacen de forma continua y sin reducir su eficacia. Esto supone que los empleados pueden dejar de hacer esas tareas y aportar valor real a la empresa.
  • Ahorro de energía y de materiales. Los robots pueden ser muy meticulosos a la hora de trabajar por lo que se desperdician menos materiales y se ahorra energía. El ahorro de energía permite a las empresas ser más eficientes y más respetuosas con el medioambiente.
  • Reducción de accidentes y de errores. La automatización y robótica industrial no solo trabaja 24 horas al día todos los días del año, sino que no comete errores y tiene sensores para evitar accidentes, por lo que aumentará la satisfacción de los trabajadores y de los clientes.

¿Qué pasos se deben seguir para implantar la automatización y robótica industrial?

Aunque cada industria es diferente y tiene unas necesidades distintas y es difícil generalizar cómo puede ser el proceso de implantación de la automatización y robótica industrial, a grandes rasgos podemos definir los siguientes pasos:

  • Análisis de la situación. Para que el proceso tenga éxito lo primero que hay que hacer es analizar la industria en la que se quiere implantar.
  • Establecimiento de objetivos. Es necesario pensar en la respuesta a esta pregunta: ¿qué quieres lograr con la automatización y robótica industrial?,¿aumentar la productividad, reducir errores?
  • Selección de un partner tecnológico adecuado. La selección de la tecnología adecuada y de la empresa que la sepa instalar en la industria concreta, puede ser la clave del éxito o del fracaso del proceso.
  • Medición de resultados. La automatización permite medir los resultados que se están obtenido para compararlos con los objetivos que se han fijado.

¿Cuáles son los elementos fundamentales de un proceso industrial automatizado?

La automatización de procesos industriales conlleva varios elementos fundamentales que pueden ser los siguientes:

  • Obtención de datos. El robot capta datos mediante sensores o cámaras. Por ejemplo, en un almacén puede recabar datos relativos al peso y volumen de los paquetes a transportar de un lugar a otro.
  • Procesamiento de datos. La información obtenida con los sensores se analiza mediante inteligencia artificial. El robot que transporta el paquete procesa la información que recibe.
  • Toma de decisiones. Según los datos que el robot tiene y la programación que se haya hecho, el robot decide de forma automatizada.

En definitiva, en Teknei sabemos que la industria debe dar un paso más en su transformación digital para lograr ser más eficiente y aumentar la productividad. La clave está en saber aprovechar todas las tecnologías que existen en la actualidad como la automatización y robótica industrial.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *