cadena de bloques, blockchain. Aplicaciones.

La tecnología avanza a un ritmo muy rápido y ahora encontramos aplicaciones que hace unos años, e incluso meses, eran impensables. Sin embargo, esta evolución también tiene ciertos riesgos, pues el universo digital no siempre es seguro.

Ante esto, se ha desarrollado el blockchain, que permite verificar datos de manera fiable, manteniendo la privacidad de los usuarios. Aunque es habitual relacionar este tipo de tecnología con el bitcoin, lo cierto es que existen muchas aplicaciones además de las criptomonedas, como: digitalización de activos físicos, gestión de la cadena de suministros, seguridad alimentaria, identidad digital, votaciones, propiedad intelectual… 

En primer lugar y de forma breve, esta tecnología, conocida también como “cadena de bloques”, permite la transferencia de datos de manera completamente segura gracias a una codificación muy sofisticada. La información se distribuye en diversos nodos independientes entre sí que la registran y validan. En definitiva, su impacto se fundamenta en la eliminación de terceros, con un gran aumento de la transparencia y seguridad. En este post te explicamos algunas de las principales aplicaciones de blockchain.

Bitcoin

Se trata de una de las primeras y más populares redes de blockchain. Surgió en 2009 y tiene un límite de emisión de 21 millones de bitcoins a través de un sistema controlado. Se registran todas las transacciones procesadas de manera descentralizada, permitiendo validar y controlar la información. Se calcula que el 99% estará minado hacia 2040 y el último 1% se minará alrededor de 2140. En julio de 2020, un bitcoin equivale a 8.181,22€ y el número de transacciones diarias normalmente ronda las 300.000. El algoritmo que utiliza es Proof-of-Work y se orienta a redes públicas.

Existen otras criptomonedas también basadas en blockchain, pero esta es la más extendida, incluso es conocida como “el oro de las criptomonedas”.

bitcoin, criptomoneda que emplea tecnología blockchain

Ethereum

Es una plataforma abierta y descentralizada que sirve para manejar criptomonedas y desarrollar aplicaciones, empleando principalmente el algoritmo Proof-of-Authority. Se puso en marcha en 2015 y su lenguaje de programación principal es Solidity. En cuanto a su criptominio Ether, no existe un número fijo y su valor actualmente es de un ETH igual a 215€. Los valores promedios diarios de transacciones son muy elevados, alcanzando una media de casi 800.000 operaciones.

También se ha desarrollado dApps, aplicaciones descentralizadas que permiten a los usuarios relacionarse directamente entre ellos y cerrar acuerdos sin una entidad central que gestione el servicio.

clifford-photography-hiFghSs4keM-unsplash

Quorum

Es un proyecto de Ethereum que se centra en la empresa, en concreto dirigida al sector financiero, creada por JP Morgan. Se caracteriza por mantener ocultos los detalles de las transacciones a nodos/usuarios de la propia red. A la vez permite establecer grupos de nodos/usuarios que compartan la información de las transacciones y existe un consenso basado en raft (balsa) que permite transacciones más rápidas. 

En definitiva, Quorum ofrece una red autorizada que permite a las organizaciones financieras personalizar según sus propias necesidades. 

Hyperledger

No se trata de una criptomoneda ni de una implementación directa de blockchain, sino que es un framework abierto que se centra en el desarrollo de tecnología blockchain para corporaciones, con el objetivo de conseguir protocolos y estándares abiertos. Actualmente, Hyperledger acoge varios proyectos de plataformas blockchain y herramientas para la interacciones con las mismas enfocadas a distintos objetivos, por ejemplo: Sawtooth, Iroha, Fabric, Burrow o Hiperledger Cello, entre otros. En la actualidad, más de 100 miembros forman parte, tales como BBVA, American Express, Airbus, IBM, Fujitsu… En concreto, el framework Hyperledger Indy está diseñada especialmente para dar apoyo a proyectos de identidad descentralizada, como los que estamos poniendo en marcha en Teknei.

Desafíos de la implementación de blockchain en las empresas

Algunos de los retos que han de enfrentar las empresas a la hora de hacer uso de la tecnología blockchain son los siguientes: 

  • Alto coste de implementación. 
  • Privacidad de los datos, pues todos los participantes tienen acceso a la información.
  • Desconocimiento, ya que es una tecnología en continuo desarrollo. 
  • Dificultad de transición hacia estructuras nuevas. 
  • Entorno regulatorio poco claro. 
  • Interoperabilidad de plataformas. 

En definitiva, blockchain es una tecnología con múltiples utilidades que ofrece muchas ventajas como inmediatez, transparencia, simplicidad o seguridad, entre otras. Su correcto uso puede ser muy beneficioso y permite sacar el máximo partido a muchos sectores. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *